70 años al servicio de la sociedad

El 3 de abril de 1948, los fundadores de la actual Universidad de Playa Ancha inauguraron las actividades académicas de las tres primeras carreras de pedagogía que se comenzaron a impartir en una vieja casona de la calle Colón, en Valparaíso. Desde ese hecho histórico que dio nacimiento a nuestra Universidad han transcurrido exactamente 70 años, que hoy conmemoramos con orgullo y alegría.

En el septuagésimo aniversario de la Universidad, recordamos y rendimos homenaje a todos y todas quienes han contribuido a engrandecer esta Casa. Sin duda a quienes tuvieron la visión de imaginar el futuro, motivando a excelentes profesores para iniciar cursos de pedagogía en Valparaíso, respondiendo a la carencia de docentes de la entonces provincia. Homenaje a quienes pensaron y dieron origen a la formación universal y laica. A quienes pusieron en práctica dichas iniciativas, sin aporte ni reconocimiento del Estado. A los jóvenes alumnos y alumnas de mediados del siglo pasado, que lucharon por el reconocimiento de sus estudios ante la Universidad de Chile. A quienes gestionaron la incorporación definitiva de este novel pedagógico a la estructura orgánica de dicha Universidad.  A las generaciones de profesores, alumnos y funcionarios que se comprometieron con el desarrollo de la Universidad. A quienes defendieron la misión institucional, a la educación estatal y pública, a quienes entendieron y llevaron a la práctica los principios y valores que la inspiran, a quienes han soportado el abandono del Estado y han seguido luchando a pesar de la inexistencia de políticas públicas claras que apunten focalmente a nuestro desarrollo.

Recordamos toda nuestra vida institucional, todas las etapas, desde Universidad de Chile a Universidad de Playa Ancha, pasando por la Academia Superior de Ciencias Pedagógicas de Valparaíso, con todos sus momentos de alegría y dolor, de luces y sombras.

Traemos a nuestra mente a los grandes académicos que dejaron su huella y su legado a través de la formación de profesionales de excelencia, que hoy pueblan la región, el país y el mundo, transformando, contagiando y compartiendo el sello de la UPLA. Académicos y funcionarios que entregaron su vida entera a nuestra Casa, que trabajaron denodadamente, investigaron, nos dejaron sus escritos, que en definitiva regalaron su existencia a esta Casa; a nuestros funcionarios comprometidos, a quienes trabajaron con amor y con pasión, a quienes dieron todo para prestar los mejores servicios, a quienes trabajaron más, a quienes llamamos en momentos complejos, nuestros sentimientos de gratitud.

A nuestros estudiantes, que a lo largo de la historia adquirieron aprendizajes notables que les han permitido un desempeño profesional destacado; a quienes se organizaron, defendieron sus ideales en climas a veces adversos y a quienes lo han hecho en climas de libertad y paz, nuestro recuerdo. Traemos a nuestra mente a los mártires, a quienes sufrieron persecución, vivieron el exilio, la tortura y la censura. A todos ellos nuestro homenaje, gratitud y recuerdo infinito.

Recordamos nuestra evolución desde una universidad eminentemente pedagógica a una casa de estudios más compleja, más completa, con la incorporación de nuevas áreas del conocimiento, nuevas disciplinas y carreras. Esta diversificación de la Universidad, producida desde el último decenio del siglo pasado ha constituido una nueva riqueza y una ampliación de sus horizontes. La institucionalización de las nuevas disciplinas que se han incorporado a nuestra Casa es una clara señal de la importancia que le otorgamos a cada una de ellas.

Recordamos y destacamos a quienes se han comprometido por engrandecer esta casa, a quienes han comprometido su tiempo en proyectos de investigación y desarrollo, que nos han permitido aportar a la sociedad con conocimiento nuevo y ser reconocidos como una Universidad de investigación y doctorados selectivos. A quienes han colaborado en la acreditación de carreras y programas de pre y postgrado, a quienes han trabajado incansablemente por la acreditación institucional, a quienes impulsan programas y proyectos valiosos para la Universidad, nuestra infinita gratitud.

La Universidad de Playa Ancha es clara y nítidamente humanista. Es parte de su sello misional, como su compromiso con las personas, con la dignidad humana, con los derechos humanos, con el respeto a la diversidad, con su vocación por la inclusión, con la igualdad y con la unidad de fines. Responde a la idea de ser una institución que se debe a la sociedad, que es pública y estatal. Ese compromiso y esa visión compartida es quizás una de nuestras mayores riquezas y por esa senda bella debemos seguir caminando incansablemente.

Para toda nuestra comunidad: ¡Feliz aniversario!

Patricio Sanhueza V
Rector

CompartirShare on FacebookTweet about this on Twitter