Rector Patricio Sanhueza aborda los desafíos de la universidad para el 2018

Con una agenda recargada, a la que se suma su nuevo rol como presidente del Consejo de Rectores de Valparaíso (CRUV), a partir del 7 de marzo pasado, Patricio Sanhueza Vivanco, se da un respiro para analizar el desarrollo y funcionamiento de la institución que lidera, visualizando los desafíos que deberá asumir el año que arranca. Sin duda, no son pocos, ni menos fáciles de abordar, pero su convicción de que vamos en la dirección correcta, es la mejor respuesta.

Con su característico tono pausado, pero firme, Vivanco inicia su análisis, que se centra, principalmente, en el fortalecimiento de la imagen que la ciudadanía ha desarrollado de la universidad en el último tiempo. En su opinión, ello se debe a la confluencia de distintos factores, algunos de los cuales aborda en esta entrevista.

-¿Cuál es la evaluación que hace respecto al funcionamiento y logros de la universidad en el último año?

“La institución ha registrado una mejor valoración de lo que ocurre en ella. Cada vez que me reúno con expertos en educación superior, expresan un reconocimiento al trabajo que ha realizado la universidad en estos años. En términos de indicadores, pasar de una condición de no acreditación a estar acreditada por cinco años, es claramente un enorme avance”.

-En términos de indicadores externos ¿hay alguno que también aporte en este cambio de imagen?

“Por supuesto, nuestra casa de estudios aparece durante dos años consecutivos en el ranking internacional de universidades. Se trata de un estudio que mide la calidad mundial de las universidades. Sin duda, son estándares que tienen que ver con distintos factores, como las investigaciones, publicaciones, el grado de los académicos, etc.. En concreto, este año, avanzamos más de cien puestos, por lo tanto, es un indicador claro de que estamos en la dirección correcta”.

-Si bien son múltiples y muy variados, ¿cuál es el proyecto que visualiza como potente y de grandes proyecciones?

“El Centro Internacional de Postgrado e Innovación Pública, que tiene dos componentes: en primer lugar, la internacionalización de la universidad, particularmente a través de la Asociación de Universidades del Grupo de Montevideo (AUGM), lo que significa que nos abrimos a este conjunto de instituciones (32). En la práctica, implica, por ejemplo, una movilidad estudiantil mucho más grande de la que hemos tenido hasta ahora, (con estudiantes de postgrado). En segundo lugar, implica focalizarnos en temas muy relevantes para Chile y el continente, como es la educación, la cultura y el patrimonio; y lo hacemos desde una ciudad patrimonial y desde la educación pública”.

-Más allá de constituirse en sede de este centro, ¿cuál es el aporte que hace la Universidad de Playa Ancha con esta iniciativa?

“Contribuye a la integración de América Latina, lo que se condice con la misión de una universidad como la nuestra, que busca acercar a las personas de estos países, y confluir en ciertas propuestas de política pública a favor de la integración, de la inclusión, de un rescate a nuestro propio patrimonio cultural. Es decir, una contribución a los temas de bien común, que están presentes en cada uno de los países que conforman la Asociación de Universidades del Grupo de Montevideo”.

Bien patrimonial

-A propósito del ámbito patrimonial, ¿cuál es la situación actual de las dependencias de los Padres Franceses, que albergará a este centro internacional?

“Después de muchas gestiones, finalmente será adquirido. Ello, gracias a la colaboración de instancias como el Ministerio de Obras Públicas, que contribuirá con más de 2.500 millones de pesos y lo mismo, con la Subsecretaría de Desarrollo Regional, a través del programa Puesta en Valor del Patrimonio, que aportará otros $1.500 millones; y del gobierno regional de Valparaíso y Consejo Regional, que también aportaron $1.500 millones. Los aportes están oficializados, lo que permitirá el inicio de la recuperación del inmueble próximamente. Todo comenzará con el llamado a licitación, gestión que está en manos del MOP”.

-¿Qué considera concretamente el aporte de 5.500 millones de pesos?¿Solo restauración?

“Implica, además, la ampliación de más metros cuadrados, pues albergará un Centro de Innovación Pública, a través del cual podremos abordar la innovación social, innovación económica e innovación en las políticas públicas, lo que resulta ser una gran contribución para la ciudad. En forma paralela, funcionará un laboratorio ligado a experiencias internacionales de creatividad muy conocidas (como el laboratorio de ciudad de México; Laboratorio de Madrid; y la experiencia de Medellín). Se trata de un laboratorio que estará abierto a las personas y que será orientador para que quienes participen, se integren a redes que mejoren su propia creatividad. En tercer lugar, este mismo edificio albergará un Centro para el Perfeccionamiento Docente, lo que significa que la UPLA ofrecerá cursos y especializaciones para docentes del sistema. Finalmente, en una alianza con la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, en este mismo edificio, funcionará también el archivo municipal de la ciudad, lo que permitirá que esa documentación sea fuente de investigación histórica para Valparaíso”.

Este año se producirá un potente impulso en materia de infraestructura en la universidad…

“Así es. Además, el edificio donde funciona la Facultad de Ciencias de la Salud, que pertenece a las ex monjas francesas (actualmente en arriendo), renovamos el contrato con la congregación, con compromiso de compra al año 2020, lo que significa que la universidad se hará propietaria de toda la manzana, ubicada en un sector estratégico”.

-¿De qué modo este avance sustantivo en infraestructura se relaciona con los grandes objetivos que mueve el quehacer de la Universidad de Playa Ancha?

“Nuestra institución no ha descuidado sus objetivos principales para los próximos años, como por ejemplo, seguir caminando hacia una universidad compleja. Esto significa que la universidad no solo tiene planes para mejorar lo que hacemos en el plano de la docencia, sino también en el área de la investigación y en el aporte que hacemos al conocimiento. Ya no somos una universidad docente, sino una universidad de investigación y doctorado selectivo, lo que significa que estamos en otro rango”.

Regeneración de académicos

-Me detengo un momento cuando menciona el área de la docencia. Este año, a propósito de la ley de incentivo al retiro, además de funcionarios no académicos, habrá un grupo importante de docentes que jubilará, ¿cómo visualiza ese proceso?

“Ya ha ingresado un conjunto de académicos jóvenes que está provocando un cambio cultural en la universidad que permite seguir contribuyendo a la ciudad de Valparaíso y a la región. Yo solo espero que sea consistente con nuestro sello y que permee todo nuestro quehacer. Me refiero, a trabajar bajo el concepto de inclusión, la sensibilidad social, la solidaridad. Son valores que se promueven en el proceso formativo, en el que nuestros académicos son pieza clave, porque son valores que acompañan a nuestros estudiantes en su vida laboral, familiar y social. En este sentido, la universidad es transformadora”.

Pero –en su opinión- ¿qué efectos podría causar la partida de los docentes en el funcionamiento de la universidad?

“Claramente, se generará una renovación importante. Se irán personas con un muy alto nivel académico y las perderemos. Pero a la vez, debemos tener cuidado en incorporar docentes que mantengan o superen ese nivel para que sigamos ofreciendo un servicio educacional de la más alta calidad”.

-En relación al año académico que iniciamos, ¿cuál diría usted que es el desafío que enfrentaremos como comunidad universitaria?

“Uno muy importante será la aplicación de las leyes de Educación Superior, que abarcan distintos aspectos: institucionales, calidad, acreditación, financiamiento, etc. Junto con ello, debemos seguir trabajando por la calidad de la Universidad de Playa Ancha, en todos sus aspectos. Igual de importante será determinar la participación de nuestra comunidad académica en la reflexión sobre nuestro futuro y nuestro desarrollo, a fin de canalizar las distintas visiones de la mejor forma posible. Sin duda, el tema estatutario de la universidad, también deberá ser abordado como un desafío, pero más allá de todo, lo central será enfrentar todos estos desafíos con unidad, sin olvidar nunca que la universidad la construimos entre todos”.

 

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on Twitter