En la UPLA se presentó libro “Amor Subversivo”

Escondidas en zapatos, termos, paquetes de fideos o en la memoria, las cartas de los detenidos y de sus familiares tras el golpe militar de 1973 fueron, de alguna manera, entregadas a sus destinatarios, pero hubo otras que nunca llegaron a destino. De este testimonio gráfico epistolar da cuenta el libro “Amor Subversivo, epistolario testimonial: 1973 – 2017”, de la periodista y escritora Myriam Pinto, que fue presentado en la Universidad de Playa Ancha.

La primera edición publicada en marzo de 1988, en plena dictadura militar, sirvió para hacer denuncia sobre las violaciones a los Derechos Humanos que se seguían cometiendo como represiones, detenciones arbitrarias, censura, muerte y desaparición. Estas le eran entregadas anónimamente y a modo de denuncia,  a la cual ella contribuía desde su papel de colaboradora de la revista “Análisis”.

Esta segunda edición recopila nuevas cartas que le fueron llegando a la periodista a través de distintas intancias , dándose cuenta que “hay pasados que no pasan y otros que no quieren pasar”, por lo tanto, le pareció de plena justicia publicar estas cartas nuevas, con remitente y sus respectivos destinatarios, como legitimación para recuperar la memoria, pero también para que “las generaciones futuras conozcan lo que pasó en Chile durante esos años y lo que les tocó vivir a cientos de compatriotas”.

“Es un valor histórico que se reedita, son pequeñas historias muy particulares de sobrevivencias del propio documento a la censura y al fuego, pero que, por sobre todo, hablan de solidaridad y amor a la vida y a los ideales”, sostuvo la autora.

Acompañaron a Miryam Pinto en esta presentación, el Premio Nacional de Periodismo y Director de Radio Universidad de Chile, Juan Pablo Cárdenas , quien dijo que esta publicación es un homenaje a los Derechos Humanos que: “En tiempos difíciles tiene que estar comprometido con una sociedad justa, y que hoy debe luchar contra la impunidad y el fortalecimiento de la democracia, pues en 30 años aún no se ha hecho nada por acortar las brechas de desigualdad en el país”. Cárdenas coincide que este epistolario da cuenta de la solidaridad y espíritu de quienes protegieron estas cartas y las hicieron llegar a sus destinos o a la autora.

Luis Bork Vega, Director de la Cátedra de Derechos Humanos de la UPLA, agregó que: “Es posible construir un mundo mejor basado en la memoria, donde nadie esté excluido de participar, impulsando el tema de los Derechos Humanos desde la más temprana edad, donde este tipo de publicaciones permite mantener la memoria,  para que nunca más en Chile destruyamos nuestra dignidad”.

Finalmente, Miryam Pardo leyó una de las cartas contenidas en su libro.
Carta de Muriel Dockendorff ( detenida desaparecida) a Sandra Machuca en la Villa Grimaldi (octubre de 1974)

“Sandra querida: me recuerdo cuando que te conocí en la casa del terror, de lo que me diste, me entregaste, en esos momentos, esperando un sueño o un milagro. Sin embargo, fuiste luz en esas tinieblas, fuimos una en un revés, hoy miles de reveses. Más tarde te veo como entonces,  como sé estarás hoy en algún sitio siempre mirando al frente. Nos encontraremos a través de la niebla que despejaremos. No me olvide camarada.” Rucia.

Mes de la desesperanza, año de la tortura.

 

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on Twitter